7 pequeñas cocinas abiertas al salón

La cocina de nuestros sueños a veces es difícil alcanzarla. Sin embargo, ni el espacio ni ninguna otra condición deberían quitarnos ese sueño. Las cocinas abiertas al salón tienen muchas ventajas. Por ejemplo, suelen aprovechar mucho la luz natural que llega desde el salón. También son visualmente más grandes al hacer desaparecer cualquier tabique o muro. Y por último, son una excelente manera de generar conversación entre los miembros de la familia. Hoy te traemos 7 cocinas pequeñas abiertas al salón a las que no les falta ni un detalle.

1. Espacio diáfano para dos ambientes

Esta cocina es un claro ejemplo de dos espacios bien diferenciados pero unidos. Es cierto que el marco que delimita la cocina hace «separar» visualmente los dos ambientes aunque el espacio sea diáfano. En este sentido se aprovechó de manera excepcional la luz natural que llegaba a la cocina a través de un ventanal lateral. Y a la misma, se podía acceder desde el propio salón o desde una puerta interior. La cocina gozaba de una gran isla central que servía como mostrador y nexo de unión con el salón.

2. El color para delimitar los dos ambiente

3. Cocina, salón y comedor en un solo espacio

Una cocina pequeña pero a la que no le falta ningún detalle. Es el caso de esta cocina de estilo casi rústico, donde los materiales marcan los diferentes ambientes y ayudan a delimitar los espacios. Por ejemplo, en la cocina se apostó por dejar una pared de ladrillo visto y también se revistió otra con material de pizarra. Desde el salón se puede acceder a la cocina sin ningún tipo de puerta ni impedimento. Es un claro ejemplo de una casa que integra la cocina, el comedor y el salón. Tres espacios perfectamente conjugados en un solo lugar.

4. Un salón y cocina decorados en tonos parecidos

5. Una cocina que invita a la comunicación

6. Una cocina pequeña y minimalista en color gris

7. Un espacio multifuncional

 

Deja un comentario